Los cuernos del rinoceronte y la medicina tradicional china

Cacería de rinocerontes de Java, W.F.A. Zimmermann, 1861

Uno de los íconos de los programas internacionales de conservación de la diversidad biológica es el rinoceronte, o mejor dicho, el conjunto de las cinco especies vivientes de la familia Rhinocerotidae.  Dos de ellas son nativas de África (el rinoceronte negro y el blanco) y las otras tres subsisten en el sureste asiático (los rinocerontes de la India, de Sumatra y de Java).

Los últimos años han sido críticos para las poblaciones tanto asiáticas como africanas de rinocerontes. Las poblaciones del rinoceronte negro africano alcanzaron un mínimo a mediados de la década de los noventas cuando había solamente 2,500 individuos de esta especie.  Se estima que actualmente quedan cerca de 5,000 individuos en el este y en el sur del continente, pero la subespecie del oeste (Diceros bicornis longipes) se declaró recientemente extinta en un informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). [Más información en el blog "Crónicas de la Biodiversidad"]

En Asia, la subespecie no insular del rinoceronte de Java (Rhinoceros sondaicus annamiticus) también fue declarada extinta con base en un estudio del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). En abril del 2010 fue hallado el cuerpo de un rinoceronte en el parque nacional Cat Tien de Vietnam. El animal había sido muerto por cazadores furtivos, quienes sustrajeron su cuerno y abandonaron el resto del cuerpo. Un análisis genético reveló que el rinoceronte había sido hembra y, con base en un muestreo de excretas en la zona, se determinó también que era el único (y por tanto el último) individuo en la reserva.  En octubre de 2011, la WWF emitió un comunicado de prensa en el que se informó de la extinción del rinoceronte de Java en Vietnam.  Con esto, la única población remanente del rinoceronte de Java, también en riesgo extremo de extinción con menos de cuarenta individuos, se encuentra en parque nacional Ujung Kulon de Indonesia, en la isla de Java.

El Bencao Gangmu, siglo XVI

El hecho de que lo único que se llevaron los cazadores furtivos del último de los rinocerontes de Vietnam haya sido el cuerno fue un claro recordatorio de un problema mayúsculo que enfrentan los programas de conservación. En muchos países del este de Asia se atribuyen propiedades medicinales al cuerno de los rinocerontes. En el Bencao Gangmu (Compendio de Materia Médica) del sabio chino Li Shizhen, escrito a finales del siglo XVI, se da cuenta de las supuestas propiedades medicinales del polvo de cuerno de rinoceronte para tratar desde fiebres hasta alucinaciones y pesadillas, pasando por vómitos, artritis, malestares de la garganta y sangrado rectal. Se recomienda también para prevenir y controlar envenenamientos, aunque se advierte que las mujeres embarazadas no deben usarlo, pues puede matar al feto. Más recientemente, al parecer debido a los relatos de viajeros europeos del siglo XIX, se le ha atribuido también al cuerno de rinoceronte propiedades afrodisíacas.

Cuerno de rinoceronte. Tibet, 1938. Archivo Federal Alemán

El reciente crecimiento de la economía china ha aumentado la demanda mundial por productos derivados de la fauna silvestre. El cuerno de rinoceronte y el marfil de los colmillos de elefante son de los productos que más preocupan a los grupos de conservación. En África, la cacería de elefantes y otros animales se ha incrementado notablemente, muchas veces asociada a la entrada de compañías de construcción chinas, según un reportaje del periodista Alex Shoumatoff. La reciente presión sobre las poblaciones de rinocerontes negros y la desaparición de la subespecie occidental sin duda son consecuencias directas de la demanda de cuernos de rinoceronte en los mercados asiáticos.

La parte más triste de esta historia es que las supuestas propiedades medicinales del cuerno de rinocerontes son seguramente falsas. Los cuernos de los rinocerontes están formados por queratina, el mismo tipo de proteína estructural que constituye las uñas y los pelos de los mamíferos. Aunque hay pequeñas diferencias en la composición química de las queratinas que provienen de diferentes partes del cuerpo o de diferentes poblaciones, la estructura básica es la misma, y a la fecha no se ha demostrado que la queratina sea eficaz en el tratamiento de ninguna enfermedad. Como los conservacionistas gustan de decir, en lugar de consumir polvo de cuerno de rinoceronte, uno podría simplemente masticar sus propias uñas y el efecto curativo sería exactamente el mismo: ninguno.

El Bencao Gangmu contiene remedios basados en hierbas y otros productos naturales cuya efectividad ha sido demostrada con estudios modernos. Sin embargo, el Compendio incluye también muchos errores, como el afirmar que el plomo no tiene ningún efecto negativo. Otro de sus errores, el del cuerno de rinoceronte, afecta no solamente a cientos de miles o millones de usuarios que creen encontrar en el polvo de queratina una cura para sus males, sino también a las cinco especies de rinocerontes. En este caso, la aplicación de un supuesto conocimiento tradicional acarrea gravísimas consecuencias para las poblaciones humanas y las animales.

Rinoceronte negro africano

About these ads

4 pensamientos en “Los cuernos del rinoceronte y la medicina tradicional china

  1. Como siempre la ignorancia,la mediocridad es la causante de tantos males en el mundo y el abuso de esta ignorancia que hacer?? estudiar leer,informarse y asi informar a mas de las verdades sobre muchas cosas es probablemente la solución principal.

  2. Pingback: El cuerno del rinoceronte: una historia de cacería furtiva y su uso medicinal en el mercado negro. Ganadora del premio de fotografía World Press Photo | El rollo fotográfico

  3. Definitivamente contra la ignorancia de los orientales no vamos a poder.Tampoco vamos a poder controlar a los cazadores furtivos.Busquemos la alternativa en los rinos bebes, atrofiando las celulas que producen los cuernos y de esta manera protegemos la especie.

  4. La idea de un rinoceronte sin cuerno es equiparable al de un elefante sin trompa, no podemos castrar una especie por culpa de la ignorancia y la ambición de unos pocos. La solución final para este problema es eliminarlo de raíz. Hay que cazar a los cazadores furtivos…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s